domingo, 10 de abril de 2016

Latiendo

Cambian algunos espacios, los de rutina, los que están a diario ante nuestros ojos. Intentamos renovarnos, conservando algunas cosas y alterando otras. Cambian nuestras ideas sobre el mundo, nuestra ropa, y nuestras sensaciones. Pero no cambia lo que sentimos hacia esa persona especial. La unión de las almas no cambia. Existe y existirá siempre. Eso es lo esencial, lo que no caerá jamás ante el paso del tiempo. Soplarán los más duros vientos y seguirá allí, latiendo.


1 comentario:

  1. Así es; cuando el sentimiento es genuino, genera de por sí esa "protección" que lo mantiene inalterable a través del tiempo, siempre y cuando las circunstancias ameriten esa permanencia.

    ResponderEliminar