sábado, 30 de agosto de 2014

La verdad

La verdad es como una lanza de doble cara. Primero puede abrir una herida pero al hacerlo, como sucede con toda herida, comienza su sanación. La mentira, en cambio, no hiere de momento, ya que supone una entereza inconsistente, por lo que su daño se produce al ser develada.

1 comentario:

  1. La mentira no tiene atenuantes. Y si proviene de una persona de nuestra confianza, al ser develada se convierte en traición, tan inmoral como detestable...

    ResponderEliminar