lunes, 28 de noviembre de 2011

Froilán aguarda

De manera imprevista, Froilán se recuesta en el amplio sillón de tres cuerpos a meditar. Siente que todo a su alrededor se sucede vertiginosamente, y esto lo perturba. Sus tiempos son de una mesurada rítmica y no logra congeniar con los otros para armonizar el paso del día. Tras preguntas que nunca oyen respuesta, se dispone a escribir un cuento. Un nuevo recorte de su vida será codificado al lenguaje escrito de los seres humanos, y viajará pronto a millones de posibles lectores. Un vaso de agua lo espera, un sol que aparece sin querer detrás de algunas nubes, y una lluvia que no promete retirarse al menos por hoy. Froilán aguarda, espera el momento de tomar el próximo tren.

2 comentarios:

  1. el enfrentarse a un mundo desconocido, en algún lugar de la vida de cada quien, nadie esta seguro de lo que vendrá por más que tenga todo minuciosamente pensado y calculado...gracias por tus interesantes relatos, despiertan en cada uno que lee y observa diferentes emociones, eso es lo interesante y lo que vale de toda esta gran búsqueda...abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. nada se sabe, el devenir del tiempo es incierto, por eso vale tanto el aquí y ahora

    ResponderEliminar