lunes, 28 de septiembre de 2009

Sábado

Un día distinto a los otros seis, en los que al madrugar, los ojos desperezan a la claridad de la mañana. Hoy sábado, comienza un día más, distinto en el supuesto de la humanidad. Pero así y todo, un sábado en el que la locura se asoma como el sol detrás de las montañas, se hace oír como el agua que brota de las fuentes, como la copa que estalla en pedazos al dejarse caer sobre el cristal. Y todos, sol, agua y cristal, sometiéndose a la reflexión intentarán descifrar el por qué de su salida, de su brote y de su estallido. Algo los condujo a su acción, y ese algo ha ocurrido hoy, sábado.

1 comentario:

  1. como otros tantos días que pasamos en estas tierras, todos parecen iguales, pero no lo son, todos son muy distintos, enriqusen nuestra subjetividad con lo cotidiano de los días...
    saludos!
    Leo

    ResponderEliminar