martes, 10 de febrero de 2009

Dos pasos del destino

Después de dos días transcurridos, todo parece revertirse. Aquí me encuentro escribiendo un nuevo capítulo de esta crónica. El carnaval ha dejado de sonar, la radio de escucharse. El calor ha cesado y una calma noche ha llegado luego de la copiosa lluvia que protagonizó esta tarde en la ciudad. Silencio, necesario y justo. Sólo se oye el fuego encendido. Un teléfono que suena, ¿quién será? No atiendo. Quiero terminar mi texto. Y en eso estoy. El destino ha dado dos pasos hacia adelante y la marea ha bajado una vez más. Ahora el mar está exento de peligro.

2 comentarios:

  1. .....Y llegó la calma tan esperada y con ella la feliz tranquilidad. Todo vuelve a su ritmo normal. ¡El peligro ha pasado!
    Gigio.

    ResponderEliminar
  2. La "voluntad" y el "destino", siempre juntos y pujando por comandar la conducta de los hombres...
    Si es verdad que el destino avanzó dos pasos, estoy segura que tu voluntad no dejó de estar presente en este avance.

    ResponderEliminar